El porqué de la repetición PDF Print E-mail
Written by Administrator   
Thursday, 12 March 2015 09:34

El porqué de la repetición

por María Esther De Alba

Si nos ponemos a analizar nuestra vida, comprenderemos que a lo largo de ella las cosas que hemos dominado hasta ahora han sido con base a las repeticiones. Está construida en repetir, repetir y repetir hasta haber dominado el objetivo. Aprendimos a caminar intentando una y otra vez. Nos bañamos repitiendo a diario el mismo ritual. Comenzamos una dinámica cada nuevo año escolar, hasta que después de un par de semanas de repetir la misma rutina logramos por fin tener balance en dicha dinámica. Mi primer arroz no fue tan delicioso como el número 500.



Aprender la canción de mi grupo favorito me tomó escucharla más de 50 veces. Aprender las tablas de multiplicar me tomó semanas repetirlas.  Y para aprender a manejar tuve que repetir diariamente la misma dinámica.  

Igualmente, cuando nació tu primer bebé, bañarlo quizás fue difícil, pero luego de repetirlo por un par de días o incluso semanas te convertiste en toda una experta. Ahora sabes que nunca será igual la primera vez de un niño aprendiendo a lavarse los dientes, que hacerlo después de repetir ese ritual cada día durante un año.

Aprender a hablar con fluidez nos tomó repetir 10,000 veces la misma palabra y si queremos ayudar a nuestro hijo para tocar su instrumento con fluidez, solo basta con recordar cómo hemos aprendiendo a lo largo de nuestra vida: CON BASE A LA REPETICION

El doctor Suzuki dice en uno de sus libros: “Desarrolla la habilidad del niño por medio de la repetición” Cualquier habilidad desarrollada puede promover la felicidad de hacer las cosas cada vez mejor. Una habilidad se puede desarrollar cuando los padres y el niño se divierten juntos. Si el niño es siempre regañado en el intento, su habilidad no va a crecer”.

Les comparto algunas estrategias que me han ayudado en las prácticas diarias de mis hijos y alumnos para poder hacer las repeticiones en forma divertida. 

Mis ejemplos en este artículo son pocos (no cabrían todas las ideas que me salen de la cabeza) por eso te invito a que dejes volar tu imaginación y quién mejor que tú misma (o) para saber lo que es adecuado para tu hijo. ¡Suerte y a volar con la imaginación!


El reloj. 12 Horas = 12 repeticiones. Si no tienes un reloj donde puedas contar las repeticiones con los números, podemos reemplazar esto con granos de garbanzo, habas, frijoles, fichas, piedritas, moneditas de centavos, seguro en casa tendrás algo similar.






El Cellista viajero. Inventa una historia y plásmala con recortes o dibujos que hagan juntos en familia. En este caso nosotros hicimos “el cellista viajero” y cada estrella representa una repetición. Puedes usar dados para lanzar y el número que salga será el número de repeticiones.





 

La Caja Mágica. En tarjetitas, escribir los objetivos de cada canción agregando el número de repeticiones que el niño pueda lograr hacer. Luego ponerlas dentro de alguna caja que ya no se utilice, por ejemplo una caja de zapatos. Forrarla e ir sacando una tarjetita para cada canción. Para hacerlo más divertido, nuestros hijos pueden intentar hacerlo con los ojos cerrados. 

 









María Esther De Alba es Maestra Suzuki de Cello y
Madre de dos pequeños de 6 y 3 años, a quienes educa bajo la Filosofía Suzuki y Homeschool.



Last Updated on Wednesday, 22 April 2015 00:40
 
Goto Top