Hoy Seré un Excelente Padre Suzuki PDF Print E-mail
Written by Administrator   
Monday, 26 January 2015 21:15

Hoy Seré un Excelente Padre Suzuki

por María Esther De Alba


Seguramente te interesó el título de este artículo tratando de encontrar alguna respuesta a tus dudas como madre o maestro Suzuki. De antemano te felicito por tomarte el tiempo de leer estas líneas y tener el interés por ayudar a tus hijos o alumnos.



Me sentí en la necesidad de escribir sobre mis experiencias porque quiero compartir con las familias mexicanas y de habla hispana algunas reflexiones sobre la práctica diaria que hago como madre y maestra de mis dos hijos (6 y 3 años). Quiero además que tengamos la certeza y fe de que todo se puede lograr cuando se tiene una excelente actitud ante cualquier situación: no hay nada que pueda obstruir el avance de nuestros hijos teniendo un excelente maestro, padres comprometidos y alumnos motivados formando el triángulo Suzuki.

Analizando y releyendo el libro Educados con Amor del maestro Shinichi Suzuki, entendía poco a poco lo que trata de decirnos sobre el desarrollo de las habilidades por medio del amor. Pero lo que más me ha ayudado a entender este procedimiento del desarrollo del talento es haber iniciado mi propia aventura como madre Suzuki. Comencé a vivir en carne propia las experiencias buenas y malas que un padre Suzuki puede tener en este camino de la práctica diaria ¡y no es nada fácil! ¡No lo es! Especialmente ahora que vivimos en un mundo donde parece ser que la tarea más importante para nuestros hijos es la de hacer mil actividades en el día, y donde las mamás de este siglo nos hemos entregado al multiusos haciendo de todo, cuando en realidad terminamos haciendo todo a medias, donde los niños pasan menos horas con sus familias y queremos delegar su educación a las escuelas o maestros teniéndoles tantas horas lejos de su propio hogar.

Con tantas actividades que nuestros hijos llevan día a día terminan agotados, exhaustos. Esto automáticamente es lo que impide tener éxito en nuestra práctica.

De manera similar, nos sentimos agotadas al terminar nuestro día. Trabajamos desde la mañana con todo lo que implica ser madre, esposa y profesionista, levantar a los niños, preparar el desayuno, las mochilas, llevarles a la escuela, ir a trabajar, pagar recibos, ir de compras al mercado, hacer la comida, ir por los niños al colegio y si no alcanzaste a regresar a casa ¡entonces que coman en el carro! Llevarles a la clase de pintura, de ballet, de música, citas con doctores, etcétera. Así, lo único que estamos buscando después de un día tan largo e intenso es llegar a casa y acostarnos en cama para descansar de ese día sin haber tocado ni un segundo nuestro instrumento.

A continuación comparto con ustedes algunos puntos que he venido aplicando con mis hijos para ayudarles a desarrollar sus habilidades, así como algunas estrategias que utilizo y que han funcionado mucho con mis hijos y alumnos. Así al final terminamos con una práctica saludable y exitosa.

 

 

1. Conecta con tus hijos  

No podemos exigir a nuestros hijos tener resultados si la conexión entre padres e hijos está al borde. Lo primordial para poder tener buenos resultados con nuestros hijos es crear un vínculo entre nosotros, rodeados de un ambiente de respeto, amor y paciencia.

Incluye en tu agenda caminatas al parque, lean juntos un libro, incluye en tu día 15 minutos de tu tiempo para investigar sobre sus intereses y charlar sobre ellos, ya sea en la hora de la comida, desayuno o cena. No hay nada más importante que tener un tiempo (de calidad) para conectar y reforzar el vínculo con nuestros hijos.




2. Busca espacios libres dentro de tu agenda apretada

Administrando bien nuestro tiempo y con buena actitud podremos siempre encontrar espacios que nos permitan hacer una buena práctica, por ejemplo escuchando el CD mientras se desayuna en familia antes de salir al colegio o haciendo la tarea. Ten siempre a la mano varias copias del CD original, en la cocina, en el iPhone o en el carro. Recuerda que escuchar el CD también forma parte de la práctica.




3. Crea un ambiente musical en el hogar

No hay excusas para ver o escuchar a los mejores intérpretes de la música. Viviendo en la era moderna podemos transportarnos a cualquier parte del mundo con solo dar ENTER a nuestro teclado y así disfrutar de los mejores intérpretes.

Escucha el CD mientras bañas a tus hijos, mientras cocinas, mientras manejas, mientras lavas, ¡mientras barres! Recuerda que si nuestros hijos nos miran amar y disfrutar de la música estamos enseñando a amar la música y naturalmente ellos lo harán. Suzuki dice: “Nuestros hijos son hijos de su ambiente”, ¡así que a escuchar CD se ha dicho!

Organiza recitales para los abuelos, los tíos, primos, amigos. Incluso para los monos de peluche (esto les encanta a los niños pequeños).

4. Sesiones cortas de práctica  

Con mi hija cuando era más pequeña aprendí que las sesiones cortas funcionaban mejor para ella que tenerla sentada (con el cello) por más de 20 minutos. Hacer dos o tres sesiones al día nos trajo mejores resultados trabajando en un solo punto, hasta haber desarrollado el objetivo, luego incluíamos otros. Otro ejemplo: hacer tomas de arco mientras viajamos en el carro camino al colegio.

Realicen una práctica en el parque, en la cocina, sala, patio, baño. Utiliza tu imaginación, ¡hay tantos lugares donde poder hacer una corta práctica y diferente!

Siempre ten a la mano tanto el instrumento (incluyendo silla, cinto para los cellistas) como las herramientas (juguetes, calcomanías, palos, semillas, libros, muñecos) que ayuden a tu hijo a enfocarse y sobre todo a tener una experiencia divertida en la sesión de práctica. Recuerda que si mantenemos una buena actitud tendremos el mismo resultado por parte de nuestros hijos y una maravillosa sesión de práctica es igual a una experiencia inolvidable.

5. Desarrolla la paciencia

Entre más tiempo paso con mis hijos más desarrollo la paciencia. Conozco sus necesidades, estoy alerta cuando ya están aburridos y necesitan cambiar de actividad para no llegar al caos. Los pleitos o “travesuras” son consecuencia de la falta de atención o aburrimiento en los niños. Para evitar llegar al caos y para reaccionar inmediatamente sin perder la paciencia, mantente alerta de las necesidades de tu hijo(a). Ser pacientes con nuestros ellos y con la gente a nuestro alrededor, los adultos tenemos que aprender a desarrollar esa habilidad y eso solo se logrará poniéndola en práctica, pasando tiempo suficiente con nuestros hijos.





6. Mantén una buena comunicación con el maestro(a) Suzuki de tu hijo

Lleva siempre contigo tu libreta de apuntes y asegúrate de anotar cada detalle de la clase y de tu tarea como padre Suzuki.

Recuerda que nos convertimos automáticamente en el profesor de nuestros hijos saliendo del estudio, lo que quiere decir que los resultados obtenidos al final de cada año provienen también de nuestro trabajo como padres Suzuki. Así que aconsejo mucho mantener una excelente comunicación con el profesor de nuestros hijos y levantarnos cada día con este pensamiento:

Hoy seré un excelente padre Suzuki, ¡sí señor!


 

María Esther De Alba es maestra Suzuki de cello, madre de dos pequeños de 6 y 3 años a quienes educa bajo el perfil Suzuki y Homeschool.

 

 

 

 

 

 







Last Updated on Wednesday, 22 April 2015 00:46
 
Goto Top